Ilsa S.p.A. - Via Quinta Strada 28 - 36071 - Arzignano (VI) - Tel. 0444-452020 - 0444-456864 - Partita IVA VR 00871990230

Aprendamos de la naturaleza

La observación de la naturaleza nos enseña que en un ecosistema en equilibrio, todos los organismos vivos son capaces de desarrollarse, reproducirse y diferenciarse. Las plantas, por ejemplo, aunque están ancladas en el suelo, activan algunos mecanismos particulares para
crecer incluso en condiciones difícles o adversas. Estas son condiciones que inevitablemente limitan la actividad de las plantas en la producción de frutos, en su tamaño, en sus características de calidad y las exponen más a los ataques de los patógenos.

Todos estos mecanismos de reacción están conectados con el llamado metabolismo secundario mientras las funciones vitales, como la fotosíntesis, la respiración y la producción de hidratos de carbono, forman parte del metabolismo primario.

El metabolismo secundario es sustancialmente responsable de todas las actividades de interacción de la planta con el medio ambiente que la rodea y también de la producción de compuestos y sustancias que permiten a las plantas “comunicar” entre ellas, defenderse contra las adversidades, reproducirse y más generalmente desarrollarse y producir incluso en condiciones que no son ideales.

Los mecanismos del metabolismo secundario garantizan la supervivencia de la planta.
El desarrollo perfecto es la expresión de un continuo equilibrio entre el metabolismo primario, que está directamente conectado con la “vida de la planta”, y el metabolismo secundario que es el responsable de la interacción con el medio ambiente.

ILSA, seleccionando y analizando muchas especies vegetales, ha encontrado diferentes sustancias que, si se extraen de manera oportuna, pueden llevar a la realización de productos capaces de actuar a nivel del metabolismo primario y/o secundario.

De las plantas para las plantas

“De las plantas para las plantas” es la filosofía que inspira el programa VIRIDEM®.

Identificar, aislar, purificar y analizar los metabolitos y las sustancias naturales que nos interesan ha llevado años de trabajo y ha sido posible gracias al uso de tecnologías, a técnicas instrumentales y competencias muy específicas. Agrónomos, biotecnólogos, bioquímicos, químicos e ingenieros han trabajado juntos aplicando los conocimientos más variados de biología molecular, de microbiología proteómica, de metabolómica, de fisiología, de química y de procesos biológicos.

Este nuevo camino está abierto, nuevos productos están listos y muchos más lo estarán en los próximos años porque la investigación de ILSA, coherentemente con su filosofía operativa y su “voluntad de mejora continua”, no se detendrá
nuncai.